Y encontró trabajo…

Hace unos meses atendí en Torreciudad a Manuel, webmaster de un conocido portal turístico del Altoaragón. Vino con su familia (esposa, hija, yerno y nieta) y una de las cosas que me comentó preocupado fue la falta de trabajo en casa de su hija, un mal por desgracia bastante extendido en la actualidad… Le dije que aprovecharan para pedirle ayuda a la Virgen de Torreciudad, y le envié después la cada vez más difundida “Novena del trabajo”, oraciones para nueve días dedicadas a san Josemaría con la finalidad de encontrar trabajo.

He recibido un correo electrónico de Manuel que reproduzco a continuación para que sea él mismo el que cuente la historia:

Hola, José Alfonso. Quiero que sepas que M., nuestra hija mayor, a quien acompañamos a Torreciudad con su esposo y nuestra nieta… ¡ya tiene trabajo! Sí, como lo lees; ha conseguido un trabajo tras más de tres largos años buscándolo y haciendo cursillos, dedicados mayormente a la ayuda social. Está especialmente sensibilizada con los niños minusválidos y llegó a ser voluntaria en ASPACE, donde se sintió feliz; trabajó un contrato corto, y acabó en la calle. Dolorida, no desistió e intentó en otros lugares, pero una situación laboral nacional tan dañada no le permitió encontrar nada.

Recibí la “Novena del trabajo” y en breve ella la comenzó. Y ahora viene lo curioso. Ellos viven en una casa unifamiliar de protección y nuestra nieta asiste al colegio municipal. Precisamente C. a sus 6 años se entera allí de que necesitan mujeres para atender el comedor escolar y se lo cuenta a su madre, quien presenta su curriculum y en 24 horas tiene adjudicada la plaza de trabajo en propiedad. Carece de cuaquier recomendación humana y esto se resolvió en concurso. Ha sucedido hace 3 días y ya ha trabajado dos. Es llamativo que nuestra nieta actúe de mediadora, pero si pensamos que esta niña pidió a los Reyes Magos trabajo para su madre… Ha colaborado en la consecución de este empleo y es precisamente por su conducto como llega la noticia de la convocatoria. Asombroso.

Nos emociona a todos este asunto porque vemos que no ha llegado porque sí, sino que ha habido apoyos que todos sabemos de dónde proceden, y que agradecemos a la Virgen y a san Josemaría así como a personas que, como tú, hicieron llegar sus rezos para esta causa. Mi hija, su marido y la pequeña son bondadosos y trabajadores y nos sentimos orgullosos de ellos. Nuestra alegría es infinita cuando vemos que se les pone a su alcance un recurso que, aunque modesto, les ayuda a subsistir en ese drama diario.

Hemos supuesto que debías conocer esto, que puedes utilizar según tus acertados criterios. Sabemos que te va alegrar tanto como a nosotros. Te enviamos, junto con nuestro agradecimiento, el mayor de nuestros afectos. Ya estamos pensando en otra visita, que no sabemos cuando se producirá, pues la anciana madre de mi esposa no puede quedar sola en su casa a sus 92 años de edad.

Recibe un fuerte abrazo de toda la familia,

Manuel

Anuncios
Categorías: Secretos del corazón | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: