Por qué no se quemó la Virgen de Torreciudad

Pero, ¿es que se tendría que haber quemado? Sí, ese era su destino, pero alguien la salvó de entre las maderas preparadas para la hoguera. Aquí cuento la historia sin ánimo polémico ni furioso sino por amor a la verdad.

La Virgen de Torreciudad en el camarín de la antigua ermita

La Virgen de Torreciudad en el camarín de la antigua ermita

En realidad el título de este post no es exacto, debería titularse “¿Por qué no quemaron a la Virgen de Torreciudad?”. Los protagonistas tienen nombres y apellidos… Sin embargo, he preferido fijarme en el héroe humilde y sencillo cuyo amor a la Virgen le movió a hacer lo que hizo con grave riesgo de su vida.

El historiador que con rigor y paciencia recopiló los datos que siguen se llama Martín Ibarra, y publicó su trabajo en la revista Scripta de Maria (2008) que edita el Instituto Mariológico de Torreciudad.

Allí cuenta que Joaquín Durán, natural de Ubiergo (un pueblecito cercano a la antigua ermita) recordaba que su padre había acordado con don José Muzás, prior del santuario de Torreciudad, el que ese año de 1936 le bajaría los corderos. “Mire, mosén, este año le bajaré los corderitos y los cría aquí y cuando llegue la comida de la familia nos los comemos”. Las familias de la zona solían ir al santuario de Torreciudad en los meses de agosto y septiembre. Muchas aprovechaban para pasar el día, asistiendo a la santa misa, rezando el rosario y haciendo una comida en común.

Fachada de la antigua ermita de Torreciudad

Fachada de la antigua ermita de Torreciudad

Aquel año, sin embargo, no se pudieron comer los corderos como habían previsto. En el mes de julio estalló la guerra civil y la diócesis de Barbastro sufrió una de las persecuciones religiosas más violentas que se recuerda en la historia. Don José Muzás tuvo que huir del santuario y refugiarse en casa Salamero de Bolturina con unos familiares. Allí estuvo unos cinco días y para no comprometerles, se marchó a una caseta que había en el monte, cerca de Ubiergo.

El santuario de Torreciudad y la casa aneja fueron saqueados. Se expoliaron los vasos sagrados, los ornamentos, muebles y demás enseres. En la entrada, se apilaron muchos de estos muebles para hacer una pira, como las que estaban ardiendo ya en media España… La Virgen de Torreciudad estaba en ese montón.

Don Antonio Oliveras era un jovencísimo sacerdote en 1936. Años más tarde, escribió una nota en la que resumía cómo se salvó la imagen de la Virgen. Transcribamos ahora la mitad:

“En día 23 de julio, día antes o después, se personó el párroco de Burceat, Dn. José Sesa, en su pueblo de Bolturina, (nativo) preguntó a su hermano Antonio, qué habían hecho de la Virgen de Torreciudad, contestó: toda la ermita saqueada, solo queda en su Camarín la imagen. Le rogó fuera a ocultarla. Llegada la noche bajó a la Ermita, tomó la imagen, la envolvió con unos sacos, tomó un pozal de los que se usan para el agua, a 400 o 500 metros del Santuario, en unas rocas, difícil de penetrar, bien conocidas por el Antonio, por ser cazador, la ocultó”.

Riscos sobre el río Cinca antes de la construcción del pantano de El Grado

Riscos sobre el río Cinca antes de la construcción del pantano de El Grado

Así que Antonio Sesa salvó la imagen de la Virgen de Torreciudad en una situación límite, exponiendo su vida. Pero, ¿cómo y dónde salvó la imagen de la Virgen? María Teresa Sesa, cuenta que su abuelo bajó con un borrico a por la Virgen. Que la salvó del montón que había delante de la ermita, preparado para la hoguera del día siguiente. Y que la escondió muy cerca de la ermita. Don Antonio Oliveras escribió que la escondió “a 400 o 500 metros del Santuario, en unas rocas, difícil de penetrar”. María Teresa Sesa afirma que se trata de la entrada a unas grutas, un lugar difícil de acceder, pero que se podía ver desde la ermita. Si no se conocía era imposible adivinar su existencia. Había que bajar hacia el río Cinca”.

¿Pudo ser en una hendidura como esta donde Antonio escondió la Virgen de Torreciudad?

¿Pudo ser en una hendidura como esta donde Antonio escondió la Virgen de Torreciudad?

En la primavera de 1938 ya no se perseguía a la Iglesia en esa zona, y Antonio Sesa pudo ir a recoger la talla de la Virgen. La encontró tal y como la había dejado y la trasladó a su casa comunicándoselo al párroco. El 21 de agosto de ese año, con gran afluencia de vecinos, volvió a entronizarse solemnemente en la ermita restaurada.

Yo he intentado averiguar dónde pueden estar esas rocas (desde pequeño me ha gustado mucho la montaña y practico el senderismo), pero como dicen estos testimonios, si no conoces su existencia, parece que es imposible llegar a ella. Aunque como soy aragonés y por tanto un poco tozudo, no descarto encontrarlas algún día… Al fin y al cabo, ese rincón de la sierra protegió durante cerca de dos años a mi Madre, por eso no es un lugar cualquiera.

* * *

Anuncios
Categorías: Secretos pequeños | 8 comentarios

Navegador de artículos

8 pensamientos en “Por qué no se quemó la Virgen de Torreciudad

  1. Ramón Mª Mondéjar Izquierdo, arquitecto

    Buenos dias, Josealfonso: me has hecho retroceder 40 años, yo he conocido a Joaquin Durán, el jardinero de la Virgen, eso me dijo que era cuando me lo presentaron en agosto de 1969. Venía con cierta frecuencia a la ermita, andando por supuesto desde Ubiergo. Venía y se ponía a regar las plantas que él había plantado en los huecos con tierra entre las rocas en los alrededores de la ermita. Mientras iba rezando el Rosario. Me contó muchas cosas, algunas recuerdo, entre ellas ésta que has escrito. Lamento no poder ayudarte en lo de la cueva. Otros lo han intentado. Eso que dices de los curas de Barbastro, por otra vía sé que sólo quedaron 15 de más de 100 que había. Quizá sería bueno añadir bibliografía, para que la Memoria Histórica no nos traicione, pues nos vamos haciendo mayores y los mas jóvenes me preguntan: ¿qué es eso de la guerra que dicen que hubo?

    • Gracias, Ramón. Me haría ilusión encontrarla, pero ya comprendo que ha pasado demasiado tiempo quizá. Me alegro de que los testimonios coincidan. Un fuerte abrazo.

    • tony tonon

      Esto de los jobenés es porque no ban a un colejio privado, como ize llo!!!!! …joe…. es que últimamente esta de moda eso de que la cultura es tortura!!!!

      • Estás ya un poco “carca”, chaval, ahora ser culto depende poco de a qué tipo de colegio te lleven tus padres, tiene mucho más que ver con los deseos personales de aprender y con el ambiente familiar…

      • tony tonon

        No puedo responder……… ???????? creía que era yo el “KARKA”….

  2. tony tonon

    Ya era hora que publicases algo….. vives mejor que los del opus….

  3. Jose Antonio Perez Asensi

    Ok. Cuenta conmigo para la bsqueda

    _____

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: