Carlitos y las conchas gigantes

En la entrada del templo hay dos grandes conchas naturales sostenidas por una estructura de hierro forjado. Su tamaño es lo que más llama la atención, porque normalmente los moluscos tienen dimensiones mucho más reducidas.

-“¿Por qué están ahí?”, me preguntó un día Carlitos, un chaval de 9 años hijo de un buen amigo mío.

-“Para que la gente antes de entrar pueda mojar un poco los dedos de la mano con el agua que tienen dentro”.

-“¿Y por qué tienen agua dentro?”.

-“Es una costumbre muy antigua de los cristianos, signarse con los dedos mojados con agua bendita, antes de entrar a una iglesia”.

-“¿Qué es signarse?”.

-“Es hacer la señal de la cruz, llevándose uno la mano a la frente, al pecho y a los dos hombros”.

-“¿Y por qué es bendita esa agua?”.

Empecé a arrepentirme de haberme puesto a dar explicaciones al muchacho, pero la cara de sorna de su padre, que parecía decirme “Hala, majo, a ver quién puede más, tú te lo has buscado…”, me obligó a seguir.

Los fieles cogen agua bendita a la entrada del templo

-“Es bendita porque un sacerdote ha recitado unas oraciones sobre ella, la ha bendecido. Las bendiciones son eso, oraciones sobre personas o cosas. La palabra bendición viene de bien-decir. Lo contrario es mal-decir, lanzar una maldición”.

-“Ya… ¿Y por qué es bueno echarse de esa agua por encima?”.

-“Porque nos ayuda a acercarnos a Dios: como somos seres espirituales pero también materiales, Él se sirve de las cosas físicas para darnos su gracia”.

-“¿Y por qué son tan grandes las conchas?”.

-“El agua bendita hay que reponerla porque se va gastando. En las iglesias en las que entra mucha gente se suele poner en sitios con cierta capacidad, para no tener que estar echando agua cada poco tiempo”.

-“¿Sólo están en esta iglesia?”.

-“No, hay otras parecidas en muchos templos de Europa y de América”.

La concha gigante en su soporte de hierro forjado

-“¿Y éstas de dónde vinieron?”.

-“Las trajeron de Filipinas, fue un regalo a Torreciudad de un grupo de personas que vivían ahí”.

-“¿Los hierros que las sujetan también vinieron de Filipinas?”.

-“No, los hizo el escultor Eduardo Serra, que también elaboró otros elementos decorativos del santuario como lámparas o huchas”.

-“¿Y son originales?”

-“Aquí el arquitecto de Torreciudad, Heliodoro Dols, hizo un pequeño homenaje a Gaudí, porque se inspiró en los que éste hizo para la iglesia de la colonia Güell en Barcelona”.

-“Ah…”.

Concha en la Iglesia Güell de Barcelona (Gaudí)

Hubo unos segundos de silencio en los que ingenuamente saboreé la victoria, y cuando ya me disponía a moverme, llegó como un relámpago la voz de Carlitos:

-“¿Y de qué están hechas las conchas?”.

-“El material del que están hechas se llama nácar, y lo genera constantemente el molusco, el animal que vive dentro”.

-“¿Y por qué es tan lisa y brillante por dentro?”.

-“Porque es el nácar más reciente, y conforme pasa el tiempo se endurece y va formando capas hacia fuera”.

-“¿Tenían perlas dentro?”.

-“No, esta especie no produce perlas”.

-“¿Qué especie es”?
-“Es el molusco bivalvo más grande del mundo, se llama taclobo, y su nombre científico es Tridacna gigas. Pertenece a la familia de las Tridacnidae”.

-“¿Y cuánta agua bendita cabe en cada concha?”.

-“Mira niño, no tengo ni idea. Ya no sé más cosas de las conchas, todo lo que sabía te lo he dicho. Si quieres aprender más pregúntale a tu padre, que él sí que está muy enterado de todo esto”.

Su padre estaba partido de risa mostrándome el pulgar de su mano izquierda hacia abajo: yo había perdido el combate por KO en el primer asalto.

Anuncios
Categorías: Secretos pequeños | 7 comentarios

Navegador de artículos

7 pensamientos en “Carlitos y las conchas gigantes

  1. Inma Felices

    A veces los niños nos enseñan a razonar sobre lo que hacemos y creemos….., aunque Carlitos es un niño muy inquieto, siempre espera más.

  2. antonio

    ¡Bueno, muy bueno!

  3. Familia

    Me ha encantado la historia y la aclaración de Javier.

  4. Javier Mira

    Me gusta la anécdota del niño preguntón…, pero pienso que es bueno decir que el sentido mas genuino del agua en las pilas de agua bendita a la entrada de una iglesia -y el propio-, es recordarnos nuestro Bautismo por el que entramos en la Iglesia, Pueblo de Dios, y que nos purifica. Del mismo modo que recibimos el agua bendita en el Bautismo y por él entramos en la Iglesia, el agua bendita de cada templo nos abre la puerta a esa iglesia, por ello se suelen poner siempre a la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: